The Way of the Wysard » Un esbozo de balance

Un esbozo de balance

Posted by The Mage of the Many Shadows on diciembre 26th, 2008 filed in Adios, Amigos, Amor, Angie, Dani, Familia, Fechas, Reflexiones

Venía evitando hacer un balance de este año calendario. Evité hacerlo el día de mi cumpleaños también. Y sin embargo, tantas cosas cambiaron este año, tanto se ha transformado… que parece que la tarea de dejar salir un poco de todo eso se vuelve ineludible.

Principio.

El año para mi empezó en Esperanza y en Rosario. Que loco… tanto pasó en estos meses, que parece algo tan lejano, tan… distante.

En el principio de este 2008, hay un contrapunto de luz y sombra que ni puedo ignorar. Por un lado, amistad, fuerza, reconocimiento… magia…. y por el otro la locura, la oscuridad, y la pérdida que vinieron a colación con mi ruptura con la mitad paterna de mi familia.

Perder a alguien que aún sigue vivo es diferente de aceptar la muerte. Duele distinto. No sólo por la pérdida en si, sino por cómo uno llega a tomar tal determinación.

Luces y sombras.

El contrapunto sigue, porque aún cuando la suerte estuvo echada con mi padre, conocí a Tam, gracias a Lorena, y a la omnipresente Internet.

Mientras sufría la incertidumbre de no saber dónde vivir, de no saber cómo lidiar con la “hilacha” que terminaron mostrando algunos familiares, y las crecientes complicaciones laborales, haber conocido a alguien tan especial, que no tuvo miedo de acercarse, y eligió con verdadero amor quedarse aún cuando todo parecía imposible de remontar… me permitió no solo seguir adelante, sino volver a amar, volver a aceptar. Me mantuvo (y mantiene) sano en un mundo que en más de una ocasión parece incomprensible.

Mudanzas, soledades y lo que se necesita para sanar.

Puestos así, todas estas cosas, en simples párrafos levemente descriptivos, parece que fuera algo simple. Que las cosas fueron pasando y listo. No es tan fácil.

¿Alguna vez sintieron “dolor en el alma”? Supera largamente al físico. Supera a lo meramente emocional del momento. Las palabras no alcanzan para describirlo.No es una herida limpia… es como si te clavaran una hoja oxidada y desafilada en el corazón.

Yo no reacciono muy bien a ciertos cambios. Y se que no reacciono muy bien cuando me hieren… independientemente de si mi reacción inmediata es ceder o contraatacar, en el largo plazo, necesito tiempo y espacio para “procesar”, para sanar y para reponerme. Debe ser el exceso de signos fijos en mi carta.

Esta vez, la “crisis” me llevó a re evaluar un montón de cosas… y a buscar un tipo de silencio que sólo se puede encontrar cuando todas las voces están calladas, y sólo la voz interior se puede escuchar.

Momentos de transición.

El grueso de este año, sin embargo… transcurre como un gran momento de transición. Alargado más allá de las predicciones, buscando respuestas. Con momentos de felicidad, con momentos de desesperación. Pero con amor, gracias a mi hermosa novia que por alguna causa me aguanta aunque a veces parezca “no ir a ninguna parte”.

También oportunidades, que aparecieron en los momentos menos pensados, que hacen que este año que termina termine al menos con esperanza de un futuro mejor. Gracias Dan por una buena parte de eso.

El problema con esta transición es que no veo claramente hacia donde me lleva. Debe ser la primera vez que eso me pasa. Pero el camino esta claramente ya bajo mis pies. Sólo resta dar algunos pasos y ver si aclara.

Pérdida y tristeza.

El año podría haber acabado con sólo la locura de mi familia y la histeria de “las fiestas”, pero no…

El 13 de Diciembre, alguien atropelló a Angita. María de los Ángeles Campos, para los que no la conocieron. Angie, para casi todo el resto. Esa persona se llevó parte de lo mejor de todos nosotros.

Angie nos dejó finalmente en las primeras horas del 21, a horas del Día de Pleno Verano. Hadas y Mariposas acompañan su alma ahora, en algún lugar lejos del sufrimiento de nuestra Tierra.

En la semana en la que todos peleamos por su vida vi y viví verdaderos milagros, conocí gente maravillosa. La Luz de toda esa energía, junto al amor de Tam se contraponene esta vez al dolor de la pérdida.

Otra vida terminada antes de tiempo. La infinita tristeza de dejar ir a otro amigo, que con toda justicia debería haber tenido una vida plena hasta una vejez muy distante.  Angie tenía 23 años, 23 años de una vida intensa de alegría y de amor. Deja “de este lado” a incontables amigos, que día a día la recordamos.

El 2008 termina de luto. Con el sabor agridulce de muchos encuentros, y una pérdida, aún habiendo hecho todo lo posible por evitarla. Con la tristeza de sentir que el sol brilla un poco menos, porque ella ya no está acá. Y la satisfacción de que brilla con fuerza, porque ella estuvo con nosotros hasta ahora.

Esperanzas.

No se qué trae para mi el 2009. Los augurios son complicados este ciclo. Pero si se dónde estoy parado. La fe me hace fuerte. No estoy realmente sólo. Y de a poco voy a estar menos sólo.

El tiempo dirá.


One Response to “Un esbozo de balance”

  1. Tam Says:

    Le ponemos nombre a esa “alguna causa”?
    Te amo
    Besos,

Leave a Comment