The Way of the Wysard » Un Samhain de flacas esperanzas.

Un Samhain de flacas esperanzas.

Posted by The Mage of the Many Shadows on mayo 2nd, 2009 filed in Amigos, Analia, Angie, Costumbres Paganas, Existenciales, Reflexiones, Sabbat, Samhain

(Link al artículo original: http://www.blog.elysium.com.ar/2009/05/02/samhain/ )

La rueda gira y gira…

Todos morimos. Es cierto. Nada en el Universo perceptible es eterno. Todo muta, cambia… todo tiene una vida, un cenit, y luego vuelve a disolverse en el ánima universal.

En Wicca, celebramos eso en nuestros rituales. La realidad trascendente es eterna, inmutable… pero se manifiesta como cambio, como ciclos de crecimiento, decrecimiento y reciclaje. “La Rueda del Año”, se la llama a veces.

A lo largo de mis años de práctica, mi sensibilidad a este fenómeno de la naturaleza se fue acrescentando. Lo percibo en la naturaleza a mi alrededor, en los ciclos de mi vida, en las relaciones interpersonales, en todo.

Un año de grandes pérdidas.

Hoy es 2 de Mayo. Acaba de pasar otro Samhain (recuerden, estoy en el hemisferio Sur! Los hermanos del Norte festejan Samhain el 31 de Octubre). El ciclo que hoy cierra comenzó en una pérdida. Comenzó con mi desarraigo. En un año donde la única Luz ha sido el Amor, la sensación constante es la de una tristeza profunda.

El ciclo comenzó con una pérdida… material, emocional y familiar. Continuó con momentos sublimes, y otros no tan sublimes. En Diciembre hizo sentir nuevamente este peso terrible… tristeza, dos “adioses”, uno en la Luz, otro en la Oscuridad, pero dos adioses. Angie nos dejó, y al dejarnos lo hizo ensñándonos acerca de ella y de nosotros mismos. Acerca de la naturaleza de la vida, de la vanidad de la muerte.

Ana, por el otro lado, fue una pérdida que me golpeó sin poder entenderla. Tan lejos, y a la vez tan cerca… sin chance de decir adiós, sin chance de confortar su alma.

Les escribo esto, y me salen nuevamente las lágrimas. Dos amigas… una “hermanita menor”, y una maestra por naturaleza que se fueron juntas casi. Quieran los Dioses que se hayan encontrado del Otro Lado, allí donde no existen las Sombras.

Límites.

La tristeza se mezcla con otra sensación. Una que rara vez había encontrado en mi vida. Siento límites. Me siento limitado. Mi entrenamiento, el Llamado interno de mi corazón, y la conversación con Ella me dicen que esos límites no existen, que son ficticios. Que somos seres de puro potencial, netamente infinitos.

Y sin embargo, en un año entero sin poder depender de mi Magia, en un año entero de estar en un “no lugar”, sin un hogar real… siento esos límites en mi piel.

Hace menos de un mes, nomás, tuve que aceptar que no pude resolver un sistema. Límites en mi comprensión del lenguaje, límites en mis recursos, límites en mi propia habilidad para entender… Tal vez el tiempo no sea este. Tal vez si lo sea, y no sólo el de entender realmente que los límites no son tales.

Con qué facilidad olvidamos nuestra escencia divina. Que débil nuestra percepción de nosotros mismos, que dejamos que la falta de los símbolos externos nos haga olvidar quiénes somos.

¿Quién Eres?

Pablo, el Mago de las Muchas Sombras.

Soy alguien.

Soy alguien que vino a este mundo a aprender.

A enseñar.

A entender.

Mi lugar en el mundo es Aquí. Mi tiempo en el mundo es Ahora.

Al igual que todos, soy polvo de estrellas hecho carne, vida y consciencia. Preguntándome. Soy el Universo experimentándose a si mismo.

Tengo en mis manos el Don de los Antiguos Dioses. Se leer las corrientes del tiempo. Entiendo que la vida es a la vez transitoria y eterna. La vida es una Oportunidad.

¿Qué quieres?

Entender. Cumplir mi propósito como parte del Alma del Universo. Quiero poder servir a ese propósito sin miedo. Quiero no sentir la tristeza de un mundo perdido, sino la esperanza de un mundo mejor. Quiero recordar en amor y alegría, y no en la Sombra de la pérdida.

Quiero trascender mis límites. Quiero no ceder a mi propia oscuridad, sino entenderla, purificarla y unificarla con el resto de mi alma.

El propósito.

Nuestra vida tiene un propósito. Está implícito en nuestra existencia. Cómo parte del Universo, estamos ligados a El. Somos un aspecto más del sutil entramado. Está escrito en muchas formas que no siempre fuimos seres aislados como nos sentimos ahora. Tenemos en nuestro interior parte del alma cósmica, parte del universo.

Físicamente, nuestros átomos son los mismos que existen allá afuera: en las estrellas, las galaxias, los planetas. En la maravillosa diversidad que es el cosmos.

Espiritualmente, nuestra alma está igual de ligada.

Y aún así… nos preguntamos si tenemos un propósito.

Allí donde estamos, es donde debemos estar. Nuestras acciones han dado forma a nuestro destino, y de la misma forma, está en nosotros “definir” nuestro propósito. No está en nuestras acciones. Lo mismo da hacer algo trivial, que se pierde en el olvido, que una gran gesta heróica. Es la intención la que cuenta. La verdad está en el ojo del observador. Mientras la acción esté realizada desde el fondo del corazón, con pureza de propósito y en la mejor de nuestras habilidades, es suficiente.  Es sagrada en el sentido de que es una acción que forma parte de la naturaleza divina que habita en nosotros. Cómo tal, está destinada a tener un sentido… A ser correcta.

Así como podemos crear nuestro destino y nuestro propósito, también es cierto que el propósito de todos nosotros es Uno: Vivir, experimentar, evolucionar. Somos la conciencia misma del Universo fragmentada y a la vez unida en naturaleza.

Algún día volveremos a ella.

Un ciclo comienza.

Tras la muerte de un ciclo viene el renacimiento. En esta etapa oscura del año, me toca una vez más reflexionar sobre cuál será mi camino. Viene el frío y viene la noche. Es hora de levantar el campamento y tomar refugio. Lamentablemente, sigo lejos de poder recuperar un hogar para mi mismo.

Una vez más, es hora de empezar un “nuevo plan”, para salir. Esta vez me costó bastante. Sigo herido en parte. Pero es tiempo de empezar nuevamente a moverme. En unos meses, el sol va a volver a salir, y voy a querer estar ahí para verlo ;-)


2 Responses to “Un Samhain de flacas esperanzas.”

  1. cerriwden Says:

    la Rueda gira es verdad; y no podemos olvidar tan fácil las pérdidas.
    Pero este Samhain fué una noche cargada de magia.
    Que las bendiciones del Señor y la Señora te alcancen.
    Besos

  2. The Mage of the Many Shadows Says:

    Gracias Cerriwden, bendiciones para vos también.
    Pablo

Leave a Comment