The Way of the Wysard » En la Hora del Lobo

En la Hora del Lobo

Posted by The Mage of the Many Shadows on agosto 8th, 2009 filed in Existenciales, Reflexiones

Articulo original en: http://www.blog.elysium.com.ar/2009/08/08/horadellobo/

Hay un momento que existe cuando la Noche debería terminar. Cuando las horas de oscuridad y frío bajo las estrellas de invierno deberían ceder su espacio a mi amiga Eos, la de los dedos color de rosa. Hay una hora, la que Tolkien llamaba a veces “la fría hora que precede al alba”, en la que todo parece más oscuro, más pesado… donde sentimos el peso de todas esas cosas en las que fallamos. En el antíguo paganismo del norte de Europa se la llamaba “La Hora del Lobo”. La hora más oscura de la Noche, y a la vez la última de sus horas.

En el Tarot tenemos una carta que representa claramente la sensación de estar en “La Hora del Lobo”:

9 de Espadas en el tarot de Rider-Waite-Smith

9 de Espadas en el Tarot de Rider-Waite-Smith

Hace ya un tiempo largo que estoy viviendo en la Hora del Lobo. La lista de cosas que siento como pérdidas es, hoy por hoy, kilométrica. He cedido hasta que sólo me ha quedado un rinconcito donde estoy yo… sentado como el personaje de la carta, buscando una forma de volver a ser yo.

Lo urgente tapa lo importante. Una y otra vez. Con mínimos respiros. Si nunca hubiera “despertado”, esta sería una vida méramente soportable. Pero no es así. Yo se que existe otra vida. Otro camino. Que cuando expreso mi Voluntad verdadera, y la pongo en práctica, toda esta maraña se diluye y la senda es clara nuevamente. Veo las cosas que me pasan día a día, y se qué es lo que necesito. Sólo no logro alcanzarlo.

Las Estrellas aún me susurran la Verdad. La veo en las cartas también. La siento en los huesos. La huelo en el aire. Los Sueños me cuentan lo mismo. Me lo muestran. Lloran las lágrimas que yo no puedo llorar en vigilia. Me muestran el camino y el precio a pagar.  Pero cuando despierto estoy encerrado…

Sabina canta “no hay nostalgia peor que añorar lo que nunca jamás sucedió”. No estoy tan seguro… me ha tocado, pero añorar lo que si sucedió y ahora es un pasado perdido en las nieblas del tiempo duele. Guardo en mi memoria un centenar de noches bajo las estrellas, la magia en el círculo, el calor del Fuego… los susurros del viento entre los álamos. Recuerdo ser yo mismo. Recuerdo estudiar y escribir.

Este momento es un encrucijada. Un valle en el Tiempo, del que salen muchos caminos en direcciones insospechadas. Ahora estoy en el fondo del valle. Los caminos que salen… los veo sólo comenzar. Cada uno de estos caminos tiene un costo asociado. Es el momento de elegir cuál tomar.

Un muy largo tiempo atrás. En otras noches también desesperadas, cuando mi vida recién comenzaba, escuché por la radio una frase que marcó el despertar de ese momento. La recuerdo como “…hoy es el mañana que ayer te preocupaba tanto…” Y me quedó grabada, porque la hora a la que la escuché era esta misma hora… la Hora del Lobo. Y hoy necesito volver a escucharla.

Resulta que completa es: “Hoy es aquel mañana que ayer nos preocupaba tanto, que si hay deseo, todo es posible, que nadie nos quita haber creído, y que lo mejor aun no nos ocurrió”.

Como dicen mis hermanos del Norte… “so mote it be” ;-)

Leave a Comment