Preludios al renacimiento?

Posted by The Mage of the Many Shadows on octubre 31st, 2009 filed in Costumbres Paganas, Reflexiones, Sabbat, Samhain

(El artículo original está en: http://www.blog.elysium.com.ar/2009/10/31/prerenacimiento/ )

Varias circunstancias en estos días me forzaron a reflexionar y recordar. Este año 2009 de la Era Común viene siendo bastante complicado.  Comenzó sobrellevando las pérdidas de personas muy queridas. Y continúa con una sensación de “cansancio” y de estancamiento que no puedo desentrañar.

Las últimas semanas fueron algo complicadas, y el resultado es que usé esta semana más que nada para tratar de reflexionar un poco, y tratar de aprender de toda la experiencia.

Dónde enfocar la esperanza.

La esperanza es lo último que se pierde (bueno, salvo que uno esté estudiando probabilidad y estadística jejeje) . Uno trata de conservarla, y de enfocar su vida en los aspectos positivos que derivan de ella.

Una de mis esperanzas, por ejemplo, es conseguir el aumento de sueldo que me permita mudarme a un lugar más permanente donde pueda vivir más tranquilo. Otra de mis esperanzas es terminar el curso y recibir mi iniciación formal como sacerdote.  Otra es poder volver a estudiar en el CABA y recibirme de astrólogo con todas las letras.

Pero en términos generales, uno “proyecta” su esperanza sobre determinadas áreas de la vida. Dado el caos y disfunción imperante, claramente no puedo depositar mis esperanzas en un clima familiar positivo o realmente sostenido. Poco puedo proyectarla sobre mi solvencia económica… un poco por falta de aptitud y otro poco por falta de recursos.

Los lugares donde tradicionalmente pude sostener mi esperanza son mi trabajo y mi habilidad para abstraer, racionalizar y procesar información. Las áreas que se agregaron en los últimos años son mi relación de pareja y mi profesión mágico/religiosa.

Todo el año, ha sido un proceso de erosión constante sobre estas áreas. Y las últimas semanas tuvieron sus terremotos importantes.

Los ciclos.

Pero el Universo tiene un caracter cíclico. Rara vez el movimiento es rectilíneo y uniforme. Al parecer, el modo más común de avanzar es superponer una mezcla de ruido gaussiano, algún tipo de ondulación expresada como suma de sinusoides y por último como basal el movimiento rectilíneo y uniforme que nos enseñaron en nuestra Física 101.

Los wiccanos celebramos el carácter cíclico del Universo. En teoría, entendemos que el ritmo de luz y sombra, de movimiento y estabilidad, de construcción y destrucción no es realmente lineal, sino que asciende en una espiral… empezamos sin una clara idea de nuestro lugar en el mundo, perdidos, y deberíamos llegar a la iluminación y a reconocernos como parte del Alma de nuestro Universo. Es como superponerle al movimiento circular una fuerza vertical. Cada vez que volvemos a pasar por la misma “lección”, por el mismo lugar, lo hacemos un poco “más arriba”. Esa es la idea al menos.

He escrito incontables veces sobre momentos complicados de mi vida. Es como repetitivo. Y supongo que es aburrido de leer. Cuando me siento a reflexionar, esos “valles” son como el lugar común que puedo usar como referencia para evaluar al dirección del movimiento. Raro es que me siente a escribir en los momentos felices. Eso es un problema.

Anyway… el combustible que genera la fuerza vertical en el ciclo de crecimiento en espiral es el aprendizaje. Si no aprendemos, estamos “condenados” a revivir la experiencia una y otra vez… hasta que entendamos. Y uno puede tomar esto como algo realmente deprimente (“¿Condenados a vivir esta m… por cuánto tiempo más?”), o realmente puede comprender que si no abre los ojos y hace algo al respecto, nada va a ocurrir por si sólo.

Mis ciclos tienen una cualidad que estoy empezando a notar (Duh!). En los momentos previos al colapso, mi estado mental es…. mental, racional… está “encendido” y enfocado sobre problemas racionales o mentales. Son los momentos en los que hago muchísimo en el trabajo, pero nada particularmente innovador. O en los que se me ocurre que “tendría que programar algo”, y actualizo el eclipse, o reinstalo (protejan sus ojos!) el Visual Studio.

Luego viene el colapso inevitable, porque la fase anterior sólo ocurre cuando mi mente interior, mi subconsciente, sabe que algo anda mal, pero mi mente exterior prefiere ignorarlo. Y como los problemas que se ignoran no se resuelven, sino que crecen como champignones en un sótano, el colapso es inevitable. Durante el colapso recuerdo todo lo que no me salió como esperaba, sufro por mi complicada situación familiar y habitacional, y tiendo a cerrarme sobre mi mismo, en busca de una idea que claramente no puede venir desde ese plano mental en el que la estoy buscando.

En algún punto, el nigredo se completa. Es como que el alma que se desdobló vuelve a encontrarse. El Ser Superior y el Ser Inferior vuelven a enlazarse en el Ego, y de golpe me encuentro conmigo mismo. Las primeras veces que tomé conciencia de esto me sorprendió que el fenómeno no es del todo interior. Una vez que la conciencia fue activada por el entrenamiento mágico, es notable la correspondencia que existe entre estos estados mentales/existenciales/astrales con los sucesos que se presentan en el mundo tangible.

De este punto, comienza un proceso de crecimiento geométrico.

Mirando en el espejo.

Lo que encuentro cada vez que transito esa parte de la curva es que puedo aprender acerca de cómo soy esencialmente. Con el grueso de “las cosas” por mal camino, y con poca interacción social, tengo aún menos incentivo que de costumbre para ocultarme de mi mismo.

Una cuidadosa observación de lo que encuentro en cada uno de estos momentos de transición entre el valle y el crecimiento me dejan algunas ideas básicas:

  • La espiritualidad es una parte esencial de mi persona. Es lo que yace en la raíz de todas mis acciones.
  • El entendimiento y el conocimiento son la base de mi libertad. Cualquier acción que no me enfoque en esos valores simplemente me resulta aburrida y es abandonada.
  • Soy una persona que necesita cierto espacio de soledad de tanto en tanto.
  • Siento un gran respeto por algunas tradiciones, y por la idea de trascendencia, de pasar cosas de una generación a la siguiente.
  • Soy bueno para crear abstracciones que reflejen la realidad.
  • Soy mejor escritor que programador, y soy mejor experimentador que escritor.
  • Mi versión particular del desorden obsesivo-compulsivo hace que me “hagan ruido” algunas actitudes irracionales, sobre todo aquellas que son autodestructivas.
  • Hay reflejos sociales que no tengo, y eso se traduce en una importante ceguera a cosas que resultan importantes en las relaciones interpersonales.

La lista es obviamente incompleta. Ni creo que esté del todo bien ordenada. Pero más o menos ya se hacen una idea.

Cada uno de esos ítems es como un portal a un aspecto de mi mismo que resulta esencial, e invariante temporalmente… o al menos las variaciones son tan graduales que no parecen perceptibles (tengo sólo alrededor de 9 años de registros en forma de diarios para respaldar las observaciones).

El renacimiento.

Desde la oscuridad sólo puede venir la luz. El renacimiento es el obvio siguiente paso a la muerte. Reconozco la etapa de renacimiento porque es la desesperanza del nigredo desaparece, es transmutada de alguna forma en un impulso positivo… para resolver las cosas.

La clave, y es la que fallo siempre en respetar… es que el crecimiento armónico requiere conservar la fidelidad a uno mismo. Uno no puede comprometer tanto que ya no sea uno. En mi caso, esto se manifiesta en ceder espacio, y en tomar responsabilidad por cosas en las que no tengo injerencia real. Que no me pertenecen.

Respetar mi espacio implica, obviemente, respetar mi naturaleza espiritual, no ceder a la presión de pasarla a segundo plano. Implica salir del letargo en el que estoy desde hace tanto tiempo.

Cómo los brotes frescos del nogal a metros de mi ventana, es hora de salir al sol.

Tal como exhortan mis hermanos espirituales del Orden de la Aurora Dorada:

"Inheritor of a Dying World,
we call thee to the Living Beauty.
Wanderer in the Wild Darkness,
we call thee to the Gentle Light.
Long hast thou dwelt in Darkness -- Quit the Night and seek the Day."

(Aproximadamente:  Heredero de un Mundo que Muere, te llamamos a la Belleza Viviente. Vagabundo de la Salvaje Oscuridad, te llamamos a la Gentil Luz. Por mucho has habitado en la Oscuridad — Renuncia a la Noche y busca el Día).

Mañana empieza un nuevo ciclo. Beltaine/Samhain. Es el primer día de un nuevo día. Quiera mi Señora que Su Inspiración me ilumine y acompañe.

En la búsqueda siempre.

Leave a Comment