Correspondencia y causalidad

Posted by The Mage of the Many Shadows on julio 8th, 2010 filed in Magia y Misticismo, Reflexiones

(Link al artículo original: http://www.blog.elysium.com.ar/2010/07/08/correspondencia-y-causalidad)

Llevo varias semanas pensando en este tema… de a ratos, obvio, porque ultimamente mi vida es un cúmulo de interrupciones, pero lo cierto es que sin pausa.

Definamos…

Lo que conocemos como causalidad es una manifestación de uno de los principios fundamentales del universo: “Toda Causa tiene su Efecto; todo Efecto tiene su Causa; todo ocurre de acuerdo a la Ley. El Azar es sólo un nombre para la Ley que desconocemos. Hay muchos planos diferentes de causación, pero nada escapa a la Ley.” Con estas palabras directas, los autores de uno de los mejores textos sobre hermetismo práctico nos introducen la idea de que nada ocurre “porque si”. Que las casualidades no son tales. Nada ocurre sin una causa, y el hecho de que  desconozcamos esa causa carece de importancia: la causa existe.

Por otro lado, la idea que que algunos eventos puedan estar correlacionados, pero no enlazados por una relación causa-efecto, es el núcleo de otro de esos principios fundamentales, la correspondencia. Es el origen de una de las máximas más poderosas y memorables de todo el arsenal del mago occidental: “Así como es Arriba, es Abajo. Así como es Abajo es Arriba”. Podemos trazar su origen a la mítica “Tabla Esmeralda” de Hermes el Tres Veces Grande. Abre la puerta al concept0 de sincronicidad, a un entendimiento de los eventos que no tiene que ver con cuál causa es responsable de qué efecto.

Traduzcamos…

El estudio causal de los eventos de la Naturaleza es la base del entendimiento científico. Sobre todo si lo único que consideramos es el plano material como punto de referencia. Por medio del estudio de las causas, uno desarrolla la idea de que los sucesos del mundo están ordenados de una manera “lineal”: existe una causa, que produce un efecto, que a su vez es la causa de un nuevo efecto… ad infinitum.

A priori, sucesos independientes pueden ser causas de efectos independientes (siempre asumiendo ausencia de interacción). Las líneas de causalidad en estos eventos correrían paralelas, orientadas en el sentido de la flecha del tiempo (queda para otro momento la discusión del sentido del tiempo!).

Si imaginamos estas líneas de causalidad paralelas, podemos notar ciertos patrones. Hay eventos que ocurren en una línea, y eventos en sus líneas vecinas que son análogos. Cuando A ocurre en la línea 1, B está ocurriendo en la línea n, al mismo tiempo. Sin interacción. Y cuando A vuelve a ocurrir, B se repite en el mismo punto temporan en la otra línea, o muy cerca. Es como si algunos eventos estuvieran sincronizados. Pero recalquemos: no es que uno causa al otro… NO HAY relación entre líneas rectas paralelas de causalidad (idea: si dos lineas paralelas son dos conjuntos unidimensionales de puntos que coinciden en el infinito… todas las líneas de causalidad convergen? jejeje groso, no? Pero no afecta a nuestra investigación actual).

Si este patrón se repite de forma consistente, podemos decir que hay algún tipo de relación entre esos puntos, aunque uno no sea la causa del otro en ningún modo. Esta relación es lo que llamamos una relación de correspondencia. Los dos puntos corresponden a un ordenamiento general, a un patrón a gran escala del Universo que no tiene que ver con lo causal.

Si marcamos las instancias de correspondencia en el mismo plano que las de causalidad, podríamos decir que son líneas transversales, perpendiculares a la flecha del tiempo.

Aprendamos…

En última instancia, entender esto sólo tiene sentido si podemos sacarle provecho. Una forma de sacarle provecho es usarlo para entender, para aprender acerca del Universo y nuestro lugar en él.

El estudio causal de la Naturaleza es fundamental. Entender qué causa es responsable de las cosas que vemos es una de las maneras más importantes de encarar un problema. El presente es fruto del pasado. El futuro es fruto del presente. Entender cómo esto ocurre es crucial para desarrollar un sentido crítico: permite separar lo cierto de lo especulativo, y lo especulativo de la charlatanería.

El estudio de las líneas de correspondencia es diferente. Permite dar saltos fuera del paradigma moderno. Permite obtener imágenes de asombrosa precisión, pero que no son “científicas”. Las mancias son hijas de la correspondencia, como lo es la magia práctica. Pero también lo son la intuición y la presciencia.

Lo que importa es que ambos enfoques son complementarios y necesarios para desarrollar un modo ámplio de percibir la realidad. El balance entre ambos es crucial para hacer desaparecer los prejuicios, para percibir toda la diversidad del Universo. La correspondencia es uno de los pocos métodos que tenemos para salir de la “esclavitud” del tiempo lineal. La causalidad es la herramienta esencial para “filtrar” nuestras percepciones y dejar pasar sólo las que son reales.

El truco está en no cerrarse a ninguna de ellas. A no enfocarse en uno de los dos polos de esta dualidad a costa del otro.

Buen desafío…

Leave a Comment